Side Menu
Geinsur | Mantenimiento de piscinas, las 4 claves para ahorrar
2400
post-template-default,single,single-post,postid-2400,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Mantenimiento de piscinas, las 4 claves para ahorrar

Mantenimiento de piscinas, las 4 claves para ahorrar

Vamos a comentar unos puntos para el mantenimiento de piscinas ya que después de la temporada de lluvias se acerca el verano y el calor, y con ello las ganas de darse un chapuzón en la piscina.

Pero llenarla y ponerse el bañador no son los únicos requisitos a tener en cuenta, así que aquí tenéis cuatro consejos para tener vuestra piscina siempre a punto y en perfectas condiciones.

 

  1. Usa los productos adecuados.

Cuando hablamos de mantenimiento de una piscina, lo primero que se viene a la cabeza es la palabra ‘’Cloro’’. Este producto es muy importante, ya que con él regulamos el pH de la piscina, que debe situarse siempre entre el 7,2% y el 7,6%.

Pero también deberíamos tener muy presente el uso de alguicidas, que evitan que el agua pase a ser verde con el tiempo debido a estos organismos… ¡Y es lo peor que le puede pasar a nuestra piscina!

 

  1. Conserva el agua.

Una práctica bastante extendida es el vaciar la piscina una vez acaba la época de los baños.

EL vaciado completo no es eficiente, ni económicamente, ni desde el punto de vista del mantenimiento de piscinas.

El llenar la piscina al llegar el verano nos va a costar más dinero de lo que nos puede suponer mantenerla de un año para otro, ya que aunque tenemos que seguir aplicando el cloro  durante el resto del año, podemos ser menos estrictos con ello.

Por último, con la piscina llena y debidamente mantenida, evitaremos posibles roturas o desgaste de las paredes y el fondo que pueda sufrir a lo largo del año al estar completamente expuesta.

 

  1. Mantén limpio el filtro.

El sistema de filtración de agua nos ahorra mucho trabajo, pero eso no significa que lo podamos dejar trabajando a sus anchas.

El filtro recoge la suciedad de la piscina y la retiene para mantenerla limpia, y al igual que con los aires acondicionados y otros aparatos, llega un punto en el que el filtro se llena.

Debemos hacer limpiezas periódicas, especialmente en la época de más uso de la piscina para prevenir que el filtro deje de cumplir su función.

 

  1. Repasa paredes y fondo.

Toda la suciedad que el filtro no recoja se irá depositando en el fondo y las paredes, que pueden acabar siendo una fuente de enfermedades y amenazar el pH, la limpieza, la acidez…

Existen robots que se encargan automáticamente de esta labor para que nosotros no tengamos que mancharnos las manos, pero siempre podemos hacerlo de manera manual, al menos una vez al mes.

 

Seguir estos pasos es imprescindible ya que en época de baños nuestra salud depende de ello, y como la salud es lo más importante, nosotros siempre aconsejamos que pongáis estas tareas en manos de profesionales.

Nuestros especialistas en piscinas pueden encargarse todo el año de realizar estas tareas por ti.

Así tendrás tu piscina lista para la temporada de baño con la tranquilidad de saber que esta en buenas manos.

Compartir: